指桑骂槐 Pointing at the mulberry tree but cursing the locust tree

As I said before, I will be writing more at my blog at Weebly. I am putting my blog here and my 163.com blog together into one and hope that both sets of my friends, Chinese and foreigners, can have more interactions. The reason I moved my blog to Weebly is that it is accessible in China, while WordPress was blocked, on and off. Needless to say. I do not like the idea of internet censorship. I wrote about it at Weebly. One of my friends shared my view and said that what the authorities doing was 自欺欺人 (cheating yourself and cheating others) and asked me to write about this idiom. Of course, I don’t want to do that. I don’t want to annoy the authorities and get myself into trouble. I don’t want to move my blog once more time. The worst case scenario is that Weebly would end up like WordPress.

I know my fellow Chinese friend, like me, love our country, but some of us just do not agree with everything that it does and like to criticise it out of our love of the country. Learning from ancient Chinese wisdom, I think a good way to do so without getting into trouble is using one of the famous “smart ass strategies” dating back to 500 AD 指桑骂槐.  Learn more about this  by clicking the link below. For those want to learn about this Chinese idiom come visit me there too.

http://bzin2.weebly.com

Google is “covering one’s ears to steal a bell 掩耳盗铃”

On 24th of March I posted an article written by a Bloomberg correspondent entitled “Google Faces No Hong Kong Censors After China Retreat”. It seems that Google has upheld its stance on internet freedom. The fact is that Google only passes the ball to China’s court. It is now the China authorities who are doing the censorship. It is confirmed that China has screened Google’s contents and blocked those topics which they do not like. The Chinese netizens (net users) still do not have access to such sensitive topics on Tiananmen Massacre, Tibet,, Dalai Lama, Falun Gong etc. I am a big Google fan and I am all for Google’s intent and purpose. However,  I have reservation the way they handle the matter.  What Google doing is akin to an ancient Chinese metaphor, 掩耳盗铃. More on this below.

The metaphor

掩耳盗铃 (yan er dao ling) literally means “covering one’s ears to steal a bell” in English or “Taperse los oídos al robar una campanilla” in Spanish. It actually means “deceiving oneself” or “engañarse a sí mismo“. It has similar meaning to “bury one’s head in the sand” or “esconder la cabeza debajo del ala

The origin of the metaphor can be traced back to the ancient China’s Spring and Autumn Period (476BC to 770BC). History had it that a thief at the time tried to steal a big and heavy copper bell from a house. He could not move it so he had to break it into pieces. The thief found a big hammer and tried to do so. He realized that it would produce a very loud noise and would draw others’ attention.  To avoid that he stuck some fabrics into his ears. He thought others, like him, could not hear it when he hit the bell with the hammer. Needless to say that was not the case and he got caught.

Do you agree what Google doing is 掩耳盗铃? Please take a vote:

Google da un portazo a China

Below is an article published by El.Pais about Google moving its China search function to Hong Kong. From the article you can see the relationship between Hong Kong and Mainland China.

Cumpliendo su promesa de acabar con la censura impuesta por Pekín a su buscador, Google desmanteló ayer su portal en China y redirigió las búsquedas a su página radicada en Hong Kong. Después de más de dos meses de negociación con el régimen chino, los directivos de la empresa en California han decidido que es imposible mantener una presencia online en aquel país y han optado por ofrecer una versión en chino de su buscador genérico, sin los filtros ni la censura que aplicaron a Google.cn desde su lanzamiento en 2006. Para ello han decidido someterse la legislación de Hong Kong, una región autónoma dentro de China desde 1997, que ofrece a sus ciudadanos una libertad mucho mayor en Internet.

“Queremos que la mayor cantidad posible de gente tenga acceso a nuestros servicios, incluidos los usuarios de China. Pero el Gobierno chino ha dejado muy claro en sus conversaciones con nosotros que la auto-censura es un requerimiento legal no negociable”, dijo el vicepresidente ejecutivo David Drummond ayer por la tarde, en una entrada en el blog corporativo de la empresa. “Tenemos la esperanza de que el Gobierno de China respete nuestra decisión, aunque somos conscientes de que podría bloquear el acceso a nuestros servicios en cualquier momento”.

Hong Kong se incorporó a China en 1997, bajo un acuerdo entre Londres y Pekín según el cual la antigua colonia británica mantendría un elevado sistema de autonomía durante 50 años. Las únicas normas de censura que se aplican en Hong Kong atañen a casos de pornografía online. “En Hong Kong se aplica la norma de un país con dos sistemas. Es el crisol de la disidencia china en Internet, tiene una libertad online que no existe en el resto del país. Movimientos políticos o religiosos que no son permitidos en China, como Falun Gong, operan libremente allí”, explica Rebecca MacKinnon, una reputada investigadora de la Universidad de Princeton que hasta hace poco fue profesora en la Universidad de Hong Kong.

Ya sin censura

En el buscador de Google alojado en Hong Kong no existe ya ningún tipo de censura, en un claro desafío a Pekín. Aparecen búsquedas sobre la matanza de la plaza de Tiananmen en 1989, sobre el movimiento religioso de Falun Gong y sobre el Dalai Lama y la independencia de Tíbet. “El hecho de que sus servidores se alojen en Hong Kong implica que las autoridades chinas no podrán detener o procesar a ninguno de los responsables de mantener la página web”, añade McKinnon. “El único recurso que le queda a Pekín es el bloqueo total de algunas páginas o del sitio completo. Si Pekín quiere censurarlo, deberá prohibirlo por completo”.

En Hong Kong, una ciudad de siete millones de habitantes, se utiliza principalmente un chino escrito con caracteres denominados tradicionales. La empresa ha modificado su buscador Google.com.hk para que aparezca con un interfaz escrito con unos caracteres chinos simplificados, que son los que se utilizan en el resto de China, donde habita una comunidad de internautas que las últimas cifras oficiales colocan en torno a los 400 millones. Los internautas que se conecten a la red desde direcciones IP de Hong Kong seguirán teniendo acceso a una versión de la web en chino tradicional, como hasta ahora.

Google también anunció ayer que, de momento, sus oficinas en China seguirán en funcionamiento. Allí emplea a unas 600 personas, la mitad en el departamento de investigación y desarrollo y la otra mitad en el de ventas. “Aun así, el tamaño del equipo de ventas dependerá parcialmente de la capacidad de los usuarios de China de acceder a Google.com.hk”, según aclaró ayer el vicepresidente en su blog. Además, aclaró que la decisión de abandonar la censura y su salida de China fue una decisión “tomada por los ejecutivos de EE UU, algo de lo que los empleados en China no pueden ni deben ser considerados responsables”.

El anuncio de Google pone fin a más de dos meses de negociaciones con el régimen de Pekín para cumplir lo que la empresa prometió a sus usuarios: dejar de doblegarse ante las estrictas normas de censura de China, a las que sí se someten otras empresas como Microsoft o Skype. El anuncio inicial lo hizo la empresa en el mismo blog corporativo, el pasado 12 de enero, al revelar un ataque de hackers chinos, relacionados con el Gobierno de Pekín, contra sus servidores.